Seleccionar página

¡Conoce más sobre nosotros!

Misión

La Universidad José Gregorio Hernández es un elemento del Sistema Educativo Venezolano, nivel universitario, cuyo propósito,
a través de las funciones académicas de la institución – docencia, investigación y extensión – es:

a) Formar integralmente a personas como ciudadanos y profesionales, que promuevan y reivindiquen el fundamento vital de la universidad a través del dominio de un saber y de la capacidad de generar y adecuar conocimiento, reclamando su condición de fines en si mismos y no de meros instrumentos.

b) Dar respuestas de calidad, pertinencia y trascendencia a problemas actuales, pero sobre todo a generar y plantear las nuevas e importantes cuestiones para un futuro mejor de la sociedad.

c) Contribuir al desarrollo integral y armónico del área de influencia: municipio, estado, región, país y el mundo; cuidando al mismo tiempo del bienestar y mejoramiento continuo y permanente, profesional y académico, de los miembros de su comunidad.

Persigue tu pasión, o descubre otras nuevas. La Universidad Jose Gregorio Hernández ofrece experiencias estudiantiles únicas en un amplio espectro de entornos académicos. Busca o explora una carrera en específico para saber más sobre los requisitos de admisión e información adicional.

Visión

Ser reconocida como una de las mejores universidades de Venezuela por su excelencia académica y administrativa, capacidad para innovar y emprender, su compromiso con el desarrollo sostenible y sustentable y de ciudadanía ambiocéntrica y su infraestructura y tecnología.

El Epónimo

Lo que distingue e identifica a nuestra casa de estudios es el nombre y legado del notable Dr. José Gregorio Hernández, nació en Isnotú estado Trujillo, el 26 de octubre de 1864, ilustre médicocientíficoprofesor y filántropo de profunda vocación religiosa, católico franciscano seglar, reconocido por su solidaridad con los más necesitados y recordado por su caridad, generosidad, rectitud y servicio a los pobres. ​ Su vida fue un testimonio evidente de santidad, tanto, que muchos latinoamericanos lo consideran santo, a pesar de que aún no ha sido canonizado por la Iglesia católica.