replika saat patent
UJGH: BIENVENIDOS AL PERÍODO ACADÉMICO PARII-2017 - Universidad Dr. José Gregorio Hernández
  • 0 Banner-Transferencia
  • Banner2
  • no hagas mas cola 1 banner
  • banner MAESTRIA
  • banner incripciones
  • banner diplomados2

Heute keinen geilen Porno nach deinem kostenlose pornofilme Sexfilme die du dir ohne weiteres Sofort ansehen kannst

UJGH: BIENVENIDOS AL PERÍODO ACADÉMICO PARII-2017

LA UNIVERSIDAD DE LOS VALORES ESPERA LO MEJOR DE TODOS


 Abordamos el desarrollo de competencias personales y profesionales,

en la búsqueda de un ciudadano profesional ambiocéntrico

(se relaciona con la sociedad y el ambiente) y líder ético.

 

DIRECCIÓN DE INFORMACIÓN Y CULTURA. La idea del proyecto de Universidad nace con el Instituto Universitario de Tecnología con el mismo nombre, que funciona en Valera, Estado Trujillo, desde abril de 1997. La experiencia indicaba que era posible y quizás hasta necesario, continuar con un proyecto educativo de mayor envergadura, pero esta vez, por razones de factibilidad, en la ciudad de Maracaibo. Así, en septiembre de 1997 se inician los estudios de mercado y de factibilidad económica. Los doctores Adolfo (1944-2013) y Albes Calimán González inician un esfuerzo académico, financiero, diverso, con el respaldo de sus familias y de algunos universitarios de importante trayectoria que se suman al propósito.

 

En enero de 1998 se registra legalmente la Asociación Civil Universidad Dr. José Gregorio Hernández y se introducen ante el Programa de Evaluación Institucional (PEI) de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU) del Consejo Nacional de Universidades (CNU), los ejemplares contentivos de la primera fase del proyecto, a saber: Fundamentación y Factibilidad del proyecto, Estatuto Orgánico, Diseño Curricular, Soporte Financiero, Planta Física, Asuntos Estudiantiles y Control de Estudios. Posteriormente, a mediados de 1998 se realizan las correcciones y reformulaciones a la primera fase del proyecto sugeridas por el PEI, y se envían a la Coordinación de los Núcleos de Decanos de la Secretaría Permanente los proyectos académicos de las nueve carreras solicitadas originalmente: Ingeniería de Computación y de Sistemas, Administración, Contaduría y Gerencia de Recursos Humanos, Educación Integral y Pre-escolar, Diseño Gráfico y Arte.

 

Cumplidos todos los pasos legales y obtenidas todas estas aprobaciones, solo restaba la autorización de funcionamiento por parte del Ejecutivo Nacional. Esto ocurrió el 24 de febrero de 2003, según Decreto Presidencial No. 2.315 aparecido en la Gaceta Oficial No. 37.672 del 15 de abril de 2003. De esta manera se habían cumplido todas las instancias legales y la universidad Dr. José Gregorio Hernández podía oficialmente iniciar sus actividades administrativas y académicas a partir de esa fecha, lo cual así ocurrió.

 

INICIO


A partir del lunes 21 de abril de 2003 la Universidad comienza formalmente sus actividades con las tres facultades y siete carreras aprobadas por el Consejo Nacional de Universidades.


VALORES INSTITUCIONALES

 

Verdad, Ética, Democracia, Autonomía, Justicia Social, Solidaridad Humana,

Responsabilidad Social y Moral, Compromiso, Excelencia, Innovación y Competitividad

 

Universidad Dr. José Gregorio Hernández, Universidad de Maracaibo, Universidad de los Valores: la triple dimensión de un compromiso fundacional que en cada acontecimiento se arraiga y suma mayor número de voluntades. Por ejemplo, en calidad de liderazgo: En la UJGH formamos un docente líder, capaz de permanecer en la vanguardia y hacer de nuestra Casa de Estudios una referencia fundamental en Venezuela. Porque ese es el objetivo: destacarnos en términos de excelencia, de logros, de valores, de principios. Estamos obligados a ser diferentes, a ser los mejores.

 

 

EGRESADOS DE EXCELENCIA OCUPAN CARGOS DE RESPONSABILIDAD

 

El Licenciado en Administración de nuestra Universidad es un profesional capaz de manejar los procesos de planificación, organización, dirección y control de una organización a través de la mejor utilización de los recursos que posee una empresa para desarrollar sus operaciones con eficiencia, habilidad y efectividad requerida en el momento preciso; contando con conocimientos claves que le permitan el uso en forma racional y competente de las teorías y técnicas más apropiadas al analizar los problemas y recomendar soluciones, enfocándose en la mejora continua de todos los procesos de la organización.

 

El egresado de Contaduría Pública organiza y dirige los servicios de contabilidad y asesora sobre los problemas de contabilidad a particulares, empresas, instituciones y organismos gubernamentales. Interviene en la elaboración de la política presupuestaria, asesora en problemas financieros, contabilidad administrativa, administración y organización. Además está en la capacidad de realizar investigaciones financieras en asuntos tales como: presupuestos, fraudes, conflictos sobre el pago de regalías e insolvencias.

 

El egresado en Gerencia de Recursos Humanos de la Universidad Dr. José Gregorio Hernández se ocupa de las labores en el área de relaciones industriales en lo relativo a administración de personal, contratación colectiva, seguro social, higiene y seguridad industrial, programas de reclutamiento, selección y capacitación, tanto a nivel de asistencia como coordinación y ejecución de programas y puede también desempeñarse como docente.

 

El egresado de Ingeniería de Sistemas de la Universidad Dr. José Gregorio Hernández se ocupa del diseño, programación, implantación y mantenimiento de sistemas. Incorpora métodos y técnicas modernas para optimizar el rendimiento económico. Controla y corrige la marcha de las diferentes etapas de un proyecto. Evalúa el costo, efectividad de los recursos humanos, las máquinas y técnicas empleadas en estos sistemas. Define en combinación con la gerencia, las necesidades de una organización administrativa.

 

El egresado de Ingeniería en Computación de la Universidad Dr. José Gregorio Hernández trata todo lo relacionado con la utilización de computadoras digitales. Es un profesional preparado en las áreas correspondientes a estructuras y sistemas de computación, procesos de información, investigación operativa y modelos matemáticos.

 

El Licenciado en Educación Integral desempeña los roles de: facilitador de aprendizaje, orientador, promotor social e investigador de las primeras etapas del nivel de Educación Básica. Propone alternativas para la solución de problemas educativos. Crea situaciones motivacionales para que los alumnos participen racional y activamente en su proceso educativo y puedan convertirse en agentes de cambios que propicien el desarrollo del país.

 

El egresado de Licenciatura en Educación Preescolar de la Universidad tiene como función fundamental facilitar el desarrollo integral del niño (social, afectivo, cognoscitivo, motriz, físico-biológico) entre los tres y seis años de edad.


SOMOS TRABAJO CON SENTIDO ÉTICO Y TRASCENDENCIA

En UJGH creemos, compartimos con nuestros docentes y enseñamos a nuestros estudiantes, que las virtudes de prudencia, templanza, justicia, y fortaleza son las que fundamentan un liderazgo ético. En este sentido, es mucho el camino que hay que recorrer, tanto desde la investigación que se hace y se comparte siempre como en su aplicación práctica. Es indiscutible que el señalamiento implica toda una actitud ética y trabajar conductas es difícil, pues los seres humanos no son computadores para aceptar las ideas y cambiar de actitud trae consigo muchas implicaciones.

 

Si asociamos la ética a estos conceptos la dificultad es mucho mayor. Este es, sin duda, uno de los grandes retos planteados: cómo equilibrar la ética con la práctica. Es lo que el Presidente del Consejo Superior, universitario de larga trayectoria y empresario emprendedor y optimista, el Dr. Albes Calimán González, llama “el día a día de los valores”. Si queremos ser coherentes y consecuentes entre lo que pensamos y lo que hacemos y llevar a la práctica nuestros principios éticos para que estén presentes en nuestro quehac

er universitario. Para ello, nos tenemos que enfrentar con cuatro conceptos fundamentales: liderazgo, dirección, ética y persona. Estos cuatro conceptos planteados por separado convergen en uno sólo: persona. La persona puede reunir en sí misma los otros tres. Por ello, el ideal al cual aspiramos sería encontrarnos, en la realidad, con directivos que ejercen un liderazgo basado en la ética. Si olvidar una circunstancia que el Rector Oscar Naveda compartió: la ciudadanía ambiocéntrica, contraria a la antropocéntrica que gira en torno a la persona. La nuestra se relaciona con la sociedad y el ambiente.


La integridad es la característica primordial para un liderazgo eficaz. La dirección ética ha de estar centrada en la integridad. Los directivos deben ser personas que actúen desde la integridad y con integridad. Si, efectivamente, lo son, generarán confianza, lealtad, credibilidad entre sus subordinados. La integridad implica tres elementos muy importantes para una dirección que tiene en cuenta el entramado de comportamientos y acciones que se dan en una empresa: la confianza, la credibilidad y la ejemplaridad. Hemos compartido frecuentemente, en los últimos meses, una idea del Dr. Albes Calimán: “El directivo ha de ser consciente que con su manera de hacer transmite un ejemplo a los integrantes de su organización”. El directivo centrado en la integridad construye confianza y, por tanto, credibilidad. No ha de perder nunca de vista que tanto la confianza como la credibilidad son difíciles de conseguir, pero muy fáciles de perder. Es un hecho común en nuestra realidad.


La prudencia, primera de todas es la virtud profesional por excelencia. No se entiende un liderazgo ético sin ejercer la prudencia. La prudencia ha de regir nuestra conducta y, por tanto, ha de estar presente en todas nuestras actuaciones. Ser prudente es virtud fundamental del liderazgo ético. Junto a la prudencia, estaría la templanza. La templanza tiene que ver con el ánimo sereno, equilibrado en su justa medida para transmitir la serenidad en una empresa de que las cosas se están haciendo de la mejor forma posible. Virtud imprescindible para no perder la calma en los momentos difíciles, para saber mediar en asuntos delicados, para llevar adecuadamente una negociación.


Al lado, justo al lado de la templanza, está la fortaleza. La fortaleza es virtud de ánimo-animus, espíritu, principio vital, donde el líder se mantiene vivo donde los demás desfallecen. Y el líder ético tiene el carácter forjado tras la repetición de actos auténticos hábitos en la búsqueda del mayor bien posible, para la mayoría de las personas de su empresa. De ánimo bien dispuesto, centrado en principios arrastra, con su ejemplo, a quienes le rodean. De poco servirían las virtudes anteriores sin la justicia. Las personas de la empresa han de percibir, claramente, que el líder es justo en su manera de hacer. Si la justicia está presente en la dirección, gana credibilidad ante sus subordinados. Cuando la arbitrariedad, la prepotencia o la simple falta de criterios están presentes en la conducta del directivo, se pierde toda posibilidad de llevar a término un liderazgo ético.


El trabajo es el eje en torno al cual, gira la organización y el progreso de la humanidad y ofrece a cada persona la oportunidad de crecer, desarrollar todas sus capacidades congénitas, realizarse como individualidad y ser cada día, plenamente adulto, ahondando en los principales campos de la formación integral, material, intelectual, humana y espiritual. No sólo expresa la dignidad del individuo, sino que la aumenta, hace la vida humana, más humana. El que trabaja, asegura el futuro de aquellos que vendrán después.

 

Se puede y debe trabajar bien, aunque el resultado no sea bueno, ya sea por una equivocación involuntaria o por causas que no dependen de uno mismo. Hay que tratar de superar las contrariedades, en vez de rebelarse contra ellas. El trabajo debe estar bien realizado, a conciencia, con la mejor perfección humana posible, con sentido de responsabilidad, con amor y perseverancia, sin abandonos ni ligerezas, con empeño y constancia, con rigor, con calidad humana y poniendo todo el esfuerzo necesario. En el trabajo deben tenerse en cuenta, el buen cumplimiento de todas las obligaciones familiares, profesionales, religiosas y sociales, sacando provecho a los talentos que cada uno ha recibido.

 

El valor humano del trabajo, no consiste en hacer cosas cada día más difíciles, sino hacerlas cada día mejor. Dios no acepta el trabajo mal hecho ni defectuoso, la sociedad tampoco. Para hacer bien el trabajo, hay que poner en práctica las virtudes y valores humanos, los cuales forman un entramado en el que los hilos, se refuerzan entre sí y se funden en uno solo. Los principales son: El optimismo, el orden, la alegría, la caridad, la constancia, la diligencia, la fortaleza, la humildad, la justicia, la laboriosidad, la lealtad, la magnanimidad, la mansedumbre, la perseverancia, la prudencia, la reciedumbre, la serenidad, la templanza y todas las demás virtudes relacionadas.

 

Sin la fe, la esperanza y la caridad, el esfuerzo humano no basta, para hacer bien el trabajo, porque su falta se manifiesta antes o después, en la quiebra de éstas: en injusticia, en odio, en ira, en envidia, pues el secreto para realizar cada día mejor el trabajo, es la atención a los detalles y a las cosas pequeñas, para poderles dar un remate de perfección.

 

Con el trabajo expresamos lo que sentimos, lo que anhelamos, podemos manifestar nuestras ideas, desarrollamos la creatividad y los conocimientos que tenemos y cada vez más nos convertimos en seres humanos importantes para la sociedad en la que vivimos.

 

El trabajo es un medio que tiene la persona para alcanzar su desarrollo personal, el de su familia y el del conjunto social en el que vive. Es un derecho básico del ser humano, que le permite crecer con dignidad.

 

En UJGH el trabajo debe estar bien realizado, a conciencia, con la mejor perfección humana posible, con sentido de responsabilidad, con amor y perseverancia, sin abandonos ni ligerezas, con empeño y constancia, con rigor, con calidad humana y poniendo todo el esfuerzo necesario. Porque, además, somos ejemplo.

 

El buen trabajador es diligente y no se precipita. El que es laborioso aprovecha el tiempo, hace lo que debe y está en lo que hace, no por rutina, ni por ocupar las horas, sino como fruto de una reflexión atenta y ponderada.

 

Nunca se debe aplazar lo que cuesta hacer, ni dar prioridad a las cosas que gusten más o exijan menos esfuerzo. No se debe dejar el trabajo para mañana, si se puede hacer hoy. No debe dejarse llevar por la falsa excusa de la comodidad, conformándose con lo que basta hacer, para salir del paso, dejándonos arrastrar por razonadas sinrazones, para estar mano sobre mano. La virtud y valor humano del trabajo, puede perderse si se descuida la atención al detalle o a las cosas que no le gustan al que lo hace, como la puntualidad al comenzar y terminar el trabajo. No basta querer hacerlo bien, sino que hay que saber hacerlo bien, ya que siempre requiere preparación, competencia, no sólo técnica, sino moral, humana y religiosa.

 

No basta la “buena voluntad” o la rectitud de intención, para ser un buen universitario, sino que se requiere, conocimientos mejorados continuamente y poseer y aprender a practicar, las virtudes y valores humanos para desarrollarlos con sinceridad veracidad, ecuanimidad y serenidad.

  

 

La poeta chilena y universal Lucila Godoy (1889-1957), mejor conocida por nosotros como Gabriela Mistral, inició su carrera literaria a la par de su carrera docente. Con 21 años de edad comenzó a impartir clases para niños en educación básica.

 

Su admirable vocación no decayó con su consagración poética, pues siempre expuso una férrea defensa de la educación y de las responsabilidades para mejorarla.

 

Obtuvo el premio Nobel de Literatura en 1945, y su fervor magisterial se mantuvo intacto. Para recordarnos la pasión por la enseñanza que debe ser piedra angular en la vida de todo catedrático, traemos a ustedes el “Decálogo del maestro”:

 

1. AMA. Si no puedes amar mucho, no enseñes .


2. SIMPLIFICA. Saber es simplificar sin quitar esencia.


3. INSISTE. Repite como la naturaleza repite las especies hasta alcanzar la perfección.


4. ENSEÑA, con intención de hermosura, porque la hermosura es madre.


5. MAESTRO, se fervoroso. Para encender lámparas basta llevar fuego en el corazón.


6. VIVIFICA tu clase. Cada lección ha de ser viva como un ser.


7. ACUERDATE de que tu oficio no es mercancía sino oficio divino.


8. ACUERDATE. Para dar hay que tener mucho.


9. ANTES de dictar tu lección cotidiana mira a tu corazón y ve si está puro.

 

10. PIENSA en que Dios se ha puesto a crear el mundo de mañana.

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
evden eve nakliyat