• Banner
  • no hagas mas cola 1 banner
  • banner MAESTRIA
  • banner incripciones
  • banner diplomados2

Heute keinen geilen Porno nach deinem kostenlose pornofilme Sexfilme die du dir ohne weiteres Sofort ansehen kannst

Bienvenidos a la UNIVERSIDAD DE LOS VALORES

                               UJGH: UNIDOS PARA LA TRASCENDENCIA


 DIRECCIÓN DE INFORMACIÓN Y CULTURA. En la Comisión Universitaria de Virtudes Ciudadanas UJGH creemos, compartimos con nuestros docentes y enseñamos a nuestros estudiantes, que las virtudes de prudencia, templanza, justicia, y fortaleza son las que fundamentan un liderazgo ético. En este sentido, es mucho el camino que hay que recorrer, tanto desde la investigación que se hace y se comparte siempre como en su aplicación práctica. Es indiscutible que el señalamiento implica toda una actitud ética y trabajar conductas es difícil, pues los seres humanos no son computadores para aceptar las ideas y cambiar de actitud trae consigo muchas implicaciones.

 

Si asociamos la ética a estos conceptos la dificultad es mucho mayor. Este es, sin duda, uno de los grandes retos planteados: cómo equilibrar la ética con la práctica. Es lo que el Presidente del Consejo Superior, Dr. Albes Calimán González, el 2 de noviembre de 2015, en la reunión para la constitución de la Comisión, llamó “el día a día de los valores”. Si queremos ser coherentes y consecuentes entre lo que pensamos y lo que hacemos y llevar a la práctica nuestros principios éticos para que estén presentes en nuestro quehacer universitario. Para ello, nos tenemos que enfrentar con cuatro conceptos fundamentales: liderazgo, dirección, ética y persona. Estos cuatro conceptos planteados por separado convergen en uno sólo: persona. La persona puede reunir en sí misma los otros tres. Por ello, el ideal al cual aspiramos sería encontrarnos, en la realidad, con directivos que ejercen un liderazgo basado en la ética. Si olvidar una circunstancia que el Rector Oscar Naveda compartió: la ciudadanía ambiocéntrica, contraria a la antropocéntrica que gira en torno a la persona. La nuestra se relaciona con la sociedad y el ambiente.

 

La integridad es la característica primordial para un liderazgo eficaz. La dirección ética ha de estar centrada en la integridad. Los directivos deben ser personas que actúen desde la integridad y con integridad. Si, efectivamente, lo son, generarán confianza, lealtad, credibilidad entre sus subordinados. La integridad implica tres elementos muy importantes para una dirección que tiene en cuenta el entramado de comportamientos y acciones que se dan en una empresa: la confianza, la credibilidad y la ejemplaridad. Hemos compartido frecuentemente, en los últimos meses, una idea del Dr. Albes Calimán: “El directivo ha de ser consciente que con su manera de hacer transmite un ejemplo a los integrantes de su organización”. El directivo centrado en la integridad construye confianza y, por tanto, credibilidad. No ha de perder nunca de vista que tanto la confianza como la credibilidad son difíciles de conseguir, pero muy fáciles de perder. Es un hecho común en nuestra realidad.

 

La prudencia, primera de todas es la virtud profesional por excelencia. No se entiende un liderazgo ético sin ejercer la prudencia. La prudencia ha de regir nuestra conducta y, por tanto, ha de estar presente en todas nuestras actuaciones. Ser prudente es virtud fundamental del liderazgo ético. Junto a la prudencia, estaría la templanza. La templanza tiene que ver con el ánimo sereno, equilibrado en su justa medida para transmitir la serenidad en una empresa de que las cosas se están haciendo de la mejor forma posible. Virtud imprescindible para no perder la calma en los momentos difíciles, para saber mediar en asuntos delicados, para llevar adecuadamente una negociación.


Al lado, justo al lado de la templanza, está la fortaleza. La fortaleza es virtud de ánimo-animus, espíritu, principio vital donde el líder se mantiene vivo donde los demás desfallecen. Y el líder ético tiene el carácter forjado tras la repetición de actos auténticos hábitos en la búsqueda del mayor bien posible, para la mayoría de las personas de su empresa. De ánimo bien dispuesto, centrado en principios arrastra, con su ejemplo, a quienes le rodean. De poco servirían las virtudes anteriores sin la justicia. Las personas de la empresa han de percibir, claramente, que el líder es justo en su manera de hacer. Si la justicia está presente en la dirección, gana credibilidad ante sus subordinados. Cuando la arbitrariedad, la prepotencia o la simple falta de criterios están presentes en la conducta del directivo, se pierde toda posibilidad de llevar a término un liderazgo ético.


Cuando es capaz de mover a las personas a través de los trabajos que les ofrece y del aprendizaje profesional que le proporciona, ya está en otro nivel profesional; ya no es tan sólo un estratega sino un ejecutivo. Cuando es capaz de llegar a los subordinados a descubrir el valor y el sentido de lo que están haciendo, entonces, y sólo entonces, es un líder”.


Es cierto que sólo algunas instituciones hacen un esfuerzo real por introducirlos en su realidad. Si se cambia valores por virtudes, entonces, el asunto adquiere un grado de complicación mucho mayor. Si implantar valores resulta difícil, pretender aplicar las virtudes, todavía lo es mucho más. Hemos de dar un paso tras otro. Directivos líderes centrados en valores. Pero en el horizonte hemos de contemplar el liderazgo ético fundamentado en virtudes porque, lo que cuenta, realmente, son las personas y su tiempo histórico, social y permacultural. Y si no hay virtud, ¿dónde queda la persona y su compromiso ambiocéntrico? Si la dirección centrada en valores y el liderazgo fundamentado en virtudes no se llevan a la práctica, ¿de qué nos sirven?


El trabajo es el eje en torno al cual, gira la organización y el progreso de la humanidad y ofrece a cada persona la oportunidad de crecer, desarrollar todas sus capacidades congénitas, realizarse como individualidad y ser cada día, plenamente adulto, ahondando en los principales campos de la formación integral, material, intelectual, humana y espiritual. No sólo expresa la dignidad del individuo, sino que la aumenta, hace la vida humana, más humana. El que trabaja, asegura el futuro de aquellos que vendrán después.

 

Cuando no hay trabajo disponible o hay despidos, surge un problema muy grave, pues estas situaciones son el origen del descontento, hundimiento y frustración de muchas familias. Toda persona tiene derecho a tener un trabajo, en condiciones dignas, a poder ser libre para elegirlo y a la protección social del desempleo.


El trabajo también es un medio para santificar la vida, es una de las principales actividades humanas, sociales y religiosas, además de uno de los factores de la producción. Lo contrario del trabajo es el ocio, ya que el descanso no es no hacer nada, es distraerse en actividades que exigen menos esfuerzo. No basta trabajar, hay que trabajar bien, a conciencia, con seriedad y compromiso, poniendo empeño en lo que se hace, aceptando los fracasos y aprendiendo a vivir las virtudes y valores humanos de la paciencia y la caridad, en su ocupación diaria. Trabajar bien, significa ante todo, la actividad de trabajar, no al resultado del trabajo. También existe la gozosa inactividad del descanso merecido y necesario.

 

Se puede y debe trabajar bien, aunque el resultado no sea bueno, ya sea por una equivocación involuntaria o por causas que no dependen de uno mismo. Hay que tratar de superar las contrariedades, en vez de rebelarse contra ellas. El trabajo debe estar bien realizado, a conciencia, con la mejor perfección humana posible, con sentido de responsabilidad, con amor y perseverancia, sin abandonos ni ligerezas, con empeño y constancia, con rigor, con calidad humana y poniendo todo el esfuerzo necesario. En el trabajo deben tenerse en cuenta, el buen cumplimiento de todas las obligaciones familiares, profesionales, religiosas y sociales, sacando provecho a los talentos que cada uno ha recibido.

 

El valor humano del trabajo, no consiste en hacer cosas cada día más difíciles, sino hacerlas cada día mejor. Dios no acepta el trabajo mal hecho ni defectuoso, la sociedad tampoco. Para hacer bien el trabajo, hay que poner en práctica las virtudes y valores humanos, los cuales forman un entramado en el que los hilos, se refuerzan entre sí y se funden en uno solo. Los principales son: El optimismo, el orden, la alegría, la caridad, la constancia, la diligencia, la fortaleza, la humildad, la justicia, la laboriosidad, la lealtad, la magnanimidad, la mansedumbre, la perseverancia, la prudencia, la reciedumbre, la serenidad, la templanza y todas las demás virtudes relacionadas.

 

Sin la fe, la esperanza y la caridad, el esfuerzo humano no basta, para hacer bien el trabajo, porque su falta se manifiesta antes o después, en la quiebra de éstas: en injusticia, en odio, en ira, en envidia, pues el secreto para realizar cada día mejor el trabajo, es la atención a los detalles y a las cosas pequeñas, para poderles dar un remate de perfección.

 

Una antigua pero muy cierta frase dice lo siguiente: “El trabajo dignifica”. Este adagio es totalmente cierto ya que realizando una labor podemos desarrollar nuestro intelecto y nuestras habilidades tanto físicas como mentales.


Al practicar una actividad que requiera nuestro esfuerzo estamos ayudándonos a nosotros mismos para ser mejores y sentirnos bien y muy contentos por lo que hemos realizado.

 

Con el trabajo expresamos lo que sentimos, lo que anhelamos, podemos manifestar nuestras ideas, desarrollamos la creatividad y los conocimientos que tenemos y cada vez más nos convertimos en seres humanos importantes para la sociedad en la que vivimos.


El trabajo es un medio que tiene la persona para alcanzar su desarrollo personal, el de su familia y el del conjunto social en el que vive. Es un derecho básico del ser humano, que le permite crecer con dignidad.

 

En UJGH el trabajo debe estar bien realizado, a conciencia, con la mejor perfección humana posible, con sentido de responsabilidad, con amor y perseverancia, sin abandonos ni ligerezas, con empeño y constancia, con rigor, con calidad humana y poniendo todo el esfuerzo necesario. Porque, además, somos ejemplo.


El buen trabajador es diligente y no se precipita. El que es laborioso aprovecha el tiempo, hace lo que debe y está en lo que hace, no por rutina, ni por ocupar las horas, sino como fruto de una reflexión atenta y ponderada.

 

Nunca se debe aplazar lo que cuesta hacer, ni dar prioridad a las cosas que gusten más o exijan menos esfuerzo. No se debe dejar el trabajo para mañana, si se puede hacer hoy. No debe dejarse llevar por la falsa excusa de la comodidad, conformándose con lo que basta hacer, para salir del paso, dejándonos arrastrar por razonadas sinrazones, para estar mano sobre mano. La virtud y valor humano del trabajo, puede perderse si se descuida la atención al detalle o a las cosas que no le gustan al que lo hace, como la puntualidad al comenzar y terminar el trabajo. No basta querer hacerlo bien, sino que hay que saber hacerlo bien, ya que siempre requiere preparación, competencia, no sólo técnica, sino moral, humana y religiosa.

 

No basta la “buena voluntad” o la rectitud de intención, para ser un buen universitario, sino que se requiere, conocimientos mejorados continuamente y poseer y aprender a practicar, las virtudes y valores humanos para desarrollarlos con sinceridad veracidad, ecuanimidad y serenidad.

 

RESPETO Y LEALTAD A UJGH

 

 Decano Oslando Rivera: Ya incorporado a su labor, emocionado y entusiasta siempre,

amable y preciso, atendiendo estudiantes y visitantes... ejemplo de lealtad.


Debemos respetar nuestra institución, el excelente trabajo que en ella se concreta cada día. Además de los esfuerzos que se articulan a todos los niveles.

 

El respeto es la especial consideración de alguien o algo, al que se le reconoce valor social o especial diferencia. Muchas formas de respeto se basan en la relación de reciprocidad (respeto mutuo, reconocimiento mutuo), sin embargo, en lo que se refiere al respeto de las personas hacia objetos, costumbres e instituciones sociales, se fundamenta en otras consideraciones diferentes de la reciprocidad.

 

Tradicionalmente se considera que las muestras de respeto están relacionadas con cuestiones morales y éticas, aunque en algunos casos tienen que ver con cuestiones legales y culturales. El término respeto aparece en diversas disciplinas como la filosofía política y otras ciencias sociales como la antropología, la sociología y la psicología.

 

El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única, que necesita y quiere comprender al otro. Consiste en saber valorar los intereses y necesidades de otro individuo.

UJGH necesita, además de respeto, lealtad en la complejidad. La lealtad es una devoción de una persona con un estado, una institución, comunidad o causa. No existe acuerdo entre los filósofos sobre a qué cosas o ideas es que se puede ser leal. Algunos sostienen que se puede ser leal a un espectro muy amplio de cosas, mientras que otros argumentan que solo se puede ser leal a otra persona y que ello es una relación estrictamente interpersonal.

 

La lealtad es un valor que básicamente consiste en nunca darle la espalda a determinada persona o grupo social que están unidos por lazos de amistad o por alguna relación social, es decir, el cumplimiento de honor y gratitud, la lealtad está más apegada a la relación en grupo.

 

La lealtad es un cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y las del honor.

 

Es una virtud consistente en el cumplimiento de lo que exigen las normas.

 

Nuestra gente es el legítimo ORGULLO UJGH.

 

NORMATIVAS DEL PERSONAL ACADÉMICO Y PROCEDIMIENTOS VARIOS

 

Con la finalidad de dar a conocer las normativas del personal Académico y velar por el correcto cumplimiento de las mismas, es oportuno indicarles los respectivos procedimientos:

De uso del uniforme:

 

- Todo el personal académico debe cumplir con el uso de uniforme institucional (sin excepción). En el caso de las damas: chaqueta y pantalón negro, camisa o blusa blanca, zapatos cerrados negros y carnet de identificación. Los caballeros: Traje negro (Saco y pantalón), camisa blanca o colores claros, Corbata institucional o negra, zapatos cerrados y carnet de identificación.

Del período intersemestral:

 

- Es de carácter obligatorio para todos los Docentes fijos convencionales y contratados UJGH cumplir con el 100% de las horas estipuladas durante el período Inter-semestral, debido a que así lo establece su contrato de trabajo, además de garantizarle la continuidad laboral, durante el mencionado período.

 

- Los profesores contratados por Servicios Especializados Académicos, podrán participar en las diferentes actividades del período Inter-semestral (ADHONOREN)

 

- Todas aquellas solicitudes para el pago de horas que no estén establecidas por la UJGH, deben ser planteadas ante el Vicerrectorado Académico y Talento Humano Académico para su posterior consideración.


De los permisos:

- El profesor debe solicitar el permiso por escrito mínimo con 24 horas de anticipación, firmado y sellado por el Decano.

- Es necesario que una vez autorizado el permiso, sea enviado a la Dirección de Talento humano académico a fin de justificar la inasistencia respectiva.

 

- La UJGH no maneja la figura de permiso no remunerado, por lo que es importante que las solicitudes de permisos sean realizadas cuando sea estrictamente necesario.

- En los casos de permisos o suspensiones médicas prolongadas, el decanato debe tramitar de inmediato la asignación de un suplente, en aras de que los alumnos no pierdan clases ni exista retraso en la planificación académica del período en curso.

 

- Cuando el profesor solicite el permiso y sea suplido por otro docente (el cual debe ser de la Institución), éste debe solicitar en la Coordinación Docente respectiva el Formulario de SUPLENCIAS, llenarlo y enviarlo a la Dirección de Talento Humano académico debidamente firmado y sellado por el (la) Decano (a) así como por los docentes involucrados.

 

- Los profesores que se retiren antes de la hora de finalización de su clase sin notificación previa a la coordinación que justifique su retiro, serán consideradas horas inasistentes injustificadas.

De la recuperación de horas:

 

- Para recuperación de horas, el docente debe solicitar el formulario respectivo, llenarlo y enviarlo a la Dirección de Talento Humano académico debidamente firmado y sellado por el (la) Decano (a), indicando el motivo que lo justifique.

 

- Se les recuerda a los profesores que solo pueden recuperar 12 horas en el período académico.

 

- Solo serán aprobadas las recuperaciones de hora cuando el caso lo amerite y esté autorizado por el (la) Decano (a) de facultad.

 

- No se cancelarán horas de suplencia y de recuperación que no hayan sido notificadas previamente a esta dirección, que no hayan cubierto el procedimiento establecido o no sean cumplidas de forma efectiva.

En la UJGH no existe la figura de PERMISO NO REMUNERADO.

De las suspensiones médicas:

- Las suspensiones médicas de hasta 72 horas, deben ser avaladas por el servicio médico de la Universidad y entregadas a la brevedad posible ante la Dirección de Talento Humano Académico.

- El profesor suplente debe ser profesor de la misma área que maneja el profesor titular de la materia.

- Cuando la suspensión médica sea entre 24 y 72 horas, no es necesario la asignación de un suplente, ya que esto traería la asignación apresurada de un suplente que no estaría al tanto del contenido desarrollado. Esta suspensión es cancelada al docente quien, de ser necesario, podrá solicitar la recuperación de esas horas.

- Si la suspensión médica es por más de 72 horas o por un tiempo significativamente prolongado, esta debe ser emitida por el I.V.S.S sin excepción y entregada a la brevedad posible (máximo en 03 días continuos) ante la Dirección de Talento Humano Académico para la posterior presentación de los reportes de novedades ante el I.V.S.S.

Cualquier suplencia, recuperación y suspensión médica que no cumpla con la normativa antes señalada, no será cancelada.

 

 

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
bahçeşehir evden eve nakliyat bakırköy evden eve nakliyat maltepe evden eve nakliyat pendik evden eve nakliyat göztepe evden eve nakliyat kartal evden eve nakliyat ataşehir evden eve nakliyat tuzla evden eve nakliyat ümraniye evden eve nakliyat üsküdar evden eve nakliyat beşiktaş evden eve nakliyat acıbadem evden eve nakliyat bostancı evden eve nakliyat kadıköy evden eve nakliyat kurtköy evden eve nakliyat